La banca pide a Eroski eliminar la cooperativa para poder trocear el grupo

Eroski siempre se ha definido como una compañía de distribución distinta de las demás, diferente por su modelo societario, fundado hace justo 50 años en forma de cooperativa de socios. Pero los problemas que tiene ahora el grupo de supermercados son similares a los de cualquier otra empresa creada como sociedad anónima: las deudas. Y los acreedores quieren cobrar o, en el peor de los casos, tener garantías de que se podrán quedar con los activos en caso de impago.

Por este motivo, Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankia, los cinco mayores prestamistas, le han pedido a Eroski que cambie su naturaleza jurídica si quiere conseguir un alargamiento de cuatro años de los 2.300 millones de euros que adeuda. El problema lo tienen las entidades financieras, ya que con el actual modelo de cooperativa no podrían ejercer el derecho a cobrar mediante el canje de los créditos por capital como ocurrió, por ejemplo, en 2011 con Supersol.

Este es el punto de mayor disputa entre Eroski y los bancos, porque para Agustín Markaida, presidente del grupo de distribución, esta peculiaridad es el aspecto esencial sin el que no hubiera superado el momento más delicado de su reciente historia. “No hubiéramos atravesado la crisis si no hubiéramos sido cooperativistas. No hubiéramos podido gestionar esa situación", señaló el pasado mes de junio.

Agustín Marco

La banca discrepa de esta apreciación. Más bien considera que, si Eroski superó la crisis, fue por las “tres patadas adelante que se le ha dado a la deuda” desde que en 2007 la compañía vasca compró Caprabo por 1.300 millones de euros. “Otra cuarta en las mismas condiciones ya no procede, porque la deuda es impagable”, indican fuentes próximas a las conversaciones, que se iniciaron en octubre de 2017.

Desde la compañía, se asegura que cambiar la naturaleza jurídica no está actualmente en la mesa de negociación. Pero desde la banca, que está siendo asesorada por PJT y KPMG, aseguran que es una de las condiciones esenciales para conseguir el alargamiento de la deuda hasta 2023. Sobre todo porque quieren tener una opción real para poder cobrar en caso de impago, para lo cual es obligatoria la transformación en sociedad anónima.

Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankia le han pedido a Eroski que cambie su naturaleza jurídica para conseguir un alargamiento de la deuda

Otras fuentes indican que es muy difícil que los socios de Eroski renuncien a ser cooperativistas, porque es necesario el voto de todos y cada uno de ellos. Sin embargo, desde la banca se añade que los dueños tienen que decidir entre convertirse en una empresa normal o quebrar, como le pasó ya a Fagor. El fabricante de electrodomésticos cayó en bancarrota en 2013 ante la incapacidad de la Corporación Mondragón de hacer frente a pasivos por 1.200 millones. Los socios lo perdieron todo.

El 80% de los 8.046 cooperativistas actuales de Eroski son mujeres, con una edad media de entre 42 y 43 años. La aportación de capital al hacerse socio es de 14.000 euros, que se financian en cinco años. El grupo, que tiene una cuota de mercado en España del 5,9%, comercializa un 32% de marcas propias y cerró 2016 —todavía no ha hecho públicos los números de 2017— con una facturación de 6.000 millones. La empresa tiene una plantilla que ronda los 10.500 empleados.

DENDAGO

Euskal Herriko merkatarien online denda: DENDAGO

HARPIDETZA

Dendartean Berriak

Jaso berri bakoitzeko albiste jakinarazpena.